La edad de realizar los sueños

Le edad de los sueños-Foto: Geralt/pixabay.com
Le edad de los sueños-Foto: Geralt/pixabay.com

Realizar los sueños puede ser una eterna meta a futuro, algo a lo que el tiempo te hace desistir…o el reto que estás decidido a lograr. La edad a la que lo consigas, ¿realmente importa?

Se tiene el concepto de que las edades “ideales” para soñar con proyectos de futuro, ambiciones o aventuras prodigiosas son la niñez y la juventud. Evidentemente, en esas épocas de la vida es cuando las personas volcamos nuestra imaginación en figurarnos convertidos en el “personaje” que deseamos ser, viviendo las experiencias que nos apetecen, y que nos proponemos conseguir aunque parezcan muy inalcanzables.

La edad de cumplir los sueños

Sin embargo, el hecho de soñar -o el deseo de cumplir los sueños de nuestra juventud- , nos acompaña siempre, gran parte de nuestra vida, si no nos rendimos a lo que la cruda realidad nos muestra, y no nos resignamos a olvidarnos de esa parte de nosotros mismos. Son esos sueños de cuando estamos despiertos que pueden obsesionarnos, marcarnos un propósito vital durante muchos años de nuestra vida o incitarnos a buscar la forma -o incluso creer a veces que la hemos encontrado- para materializarlos.
Porque lo peliagudo es el cuándo cumplir los sueños, o saber si seremos capaces y si lo seremos siempre, a cualquier edad, sean las que sean nuestras circunstancias. A ese respecto, siempre tendemos a dar plazos para según qué proyectos; pensamos -o nos hacen pensar en nuestra tradicional educación- que existe una época de nuestra vida para cada cosa y, desde luego, para materializar según que sueños. Viajar vagando por el mundo, aprender y triunfar en tal o cual profesión o talento, realizar determinadas proezas físicas, llevar un estilo de vida sin compromisos y obligaciones, son cosas que suelen atribuirse a priori a la gente más joven y que suenan a locura si las realiza un adulto maduro. Pero, ¿realmente dejamos de pretender lo que soñamos, por cumplir más años? ¿Es verdad que, pasadas ciertas edades, ya no hay tiempo para que se hagan realidad los deseos de juventud? ¿Acaso la edad nos deja sin nuevos retos o anhelos?

Alcanzar los sueños- Foto: Geralt/pixabay.com
Alcanzar los sueños- Foto: Geralt/pixabay.com

La mediana edad, la mejor edad para retarte

Parece increíble pero, cuánto más me adentro en la mediana edad, voy conociendo a más y más personas que realizaron en la madurez lo que no habían realizado en las primeras tres o cuatro décadas de sus vidas. Personas sorprendentes, como Harrison Ford, que se hizo actor famoso con más de cuarenta años y mientras era carpintero de attrezzo para unos estudios cinematográficos; o Louise Hay, quien fundó su propia editorial con sesenta años y empezando humildemente y, ahora, con más de noventa, sigue siendo la reina de la “industria” de la autoayuda; o el otro Ford, Henry, el multimillonario fundador de la famosísima marca de automóviles, que llegó a conseguirlo sin siquiera saber de mecánica y con solo su constancia como capital. Y son solo tres nombres célebres que se me ocurren a vuela pluma.

Pero, sin tener notoriedad, existen miles de personas que decidieron que podían cambiar su vida y hacer lo que siempre quisieron y no se atrevieron a intentar antes, a los cuarenta, cincuenta, sesenta años o incluso más. Bien pensado, siempre es el momento de lanzarse a vivir nuevas experiencias, porque solo al final del camino se impondrá la dura realidad de que no se concreten jamás. Antes del final, las únicas barreras nos las imponemos nosotros mismos, y suelen estar compuestas de una cosa llamada “miedo”.

La mediana edad parece una buena ocasión para hacer lo que uno siempre deseo porque, generalmente, en esa etapa ya hemos desarrollado una profesión, ya hemos criado a nuestros hijos, ya hemos vivido una vida más o menos estable y disponemos de medios para pararnos y dar un giro hacia nosotros mismos, hacia lo que verdaderamente deseamos, fuera de compromisos con los demás.

Pero, ¿y si es a esa edad cuando la vida decide dar el “giro” por nosotros y desmontar nuestras tranquilas y organizadas vidas?…Nos ha pasado a unos cuantos y, créanme, es desconcertante y aterrador, en un principio.

Soñar en la vida- Foto: Sciencefreak/pixabay.com
Soñar en la vida- Foto: Sciencefreak/pixabay.com

Empezando de nuevo, a los cincuenta

Cuando el tipo de vida que has llevado siempre y pensabas seguir llevando se desmorona, de repente, trastocando todo tu mundo, solo hay dos modos de reaccionar: tomarlo como una desgracia e intentar salvar lo que puedas a la desesperada, o pararte y pensar que puede ser todo un reto para dar ese “giro voluntario”, ese cambio de sentido a tu vida. Total, cuando todo está cambiando a tu alrededor, ¿qué más da intentar conducir esos cambios por donde más te gusta?

Personalmente, cuando me repuse del revolcón que me dio mi vida, decidí que intentaría dedicarme a lo que siempre hice como una afición, pero nunca me atreví como una profesión; es decir, a realizar lo que realmente me apetecía. Los pasos que avancé en tan solo dos años me dejaron asombrada. Como yo, muchas personas inician nuevas andaduras a edades no muy tempranas que, a priori, parecen conflictivas para lograr un buen éxito o progresar, compitiendo con gente más joven e, incluso, más preparada. Pero la habilidad, las ganas y el espíritu de lucha no cumplen años, y no se pierden ni se rinden, si nosotros no nos rendimos.

Decidirse por los propios sueños no es una locura, ni es descabellado dedicarse a conseguirlos, no conformarse y retarse a uno mismo y sus propios medios para ese logro. Al menos, por el camino aprenderás muchas cosas que jamás imaginaste llegar a saber, conocerás personas que nunca hubieras conocido de otro modo, te sorprenderás por tus propias capacidades y tu propio crecimiento personal. Y, si realmente te lo has propuesto, es muy probable que consigas eso que ansías, a cualquier edad, sea lo que sea. No les pongas a tus sueños fecha de caducidad, atrévete, rétate, date la oportunidad.

La edad de realizar los sueños

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: